Camino hacia las cero emisiones

Sostenibilidad en el sector de la logística

 

La sostenibilidad no es solo una tendencia, una obsesión de los ecologistas o una simple forma en la que las empresas pueden realizar acciones sociales y corporativas. Es la única forma de paliar muchos de los daños causados al medio ambiente e incorporar hábitos y decisiones que tengan en cuenta el impacto que se produce en el entorno.

 

En el sector logístico hay mucho que hacer en cuanto a sostenibilidad y desarrollo de medidas con repercusión medioambiental.  En todos los procesos: desde los materiales empleados al uso de combustibles, tomando un mayor compromiso con su huella ecológica.

 

 

Un cambio de actitud es un buen comienzo

 

 

Para Naciones Unidas, la relevancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2020 es muy clara. Aquí las empresas y servicios logísticos tienen mucho protagonismo como impulsores de cambios tendentes a la sostenibilidad medioambiental.

 

Según un sondeo realizado por  PWC, un 70% de las empresas españolas están alineadas con este objetivo. Sin embargo un 14% de nuestras compañías admiten desconocer tales objetivos globales. Así aún no se han planteado la necesidad de incorporar cambios y de llevar a la práctica acciones más sostenibles.

 

Del 70% de las empresas comprometidas con las iniciativas de sostenibilidad, un 31% confirma que han adoptado algún plan o marco de operación. Estos los han facilitado instituciones gubernamentales o consultorías, mientras que un 30% ha preferido confeccionar su propio paquete de acciones.

 

El motivo para que todo tipo de empresas -en especial pymes- haya asumido tal responsabilidad, es que se considera uno de los objetivos que mayor impacto va a tener en la economía y sociedad futuras.  Además también afectará a la productividad y calidad del empleo generado.

 

Otras empresas han aprovechado la necesidad de aplicar el desarrollo sostenible para crear nuevas líneas de negocio. Además emprender nuevas actividades relacionadas con las energías renovables, la reutilización de materiales o promoviendo la economía circular y colaborativa.

 

 

Compromiso hacia la sostenibilidad logística

 

 

En el camino hacia la sostenibilidad en logística, DHL también ha apostado por el cambio reformulando sus objetivos y acciones.

 

Así, desde 2014, DHL forma parte del Dow Jones Sustainability Index, que reconoce la sostenibilidad de las empresas.  En este caso, la sostenibilidad logística y la RSC orientadas a  mejorar el  impacto medioambiental.

 

Como indica Frank Appel, CEO de DHL, este tipo de reconocimientos confirman el éxito de la filosofía sostenible de la compañía. Su objetivo es apostar por el éxito comercial de una forma responsable y concienciada con su entorno.

 

DHL también ha hecho patente su inclusión de los ODS en su  Estrategia 2020. Este objetivo se aplica desde la junta de accionistas a cada empleado de la empresa que hace posible tal compromiso.

 

La política de sostenibilidad de DHL también le ha permitido ser reconocido con la triple AAA que otorga el índice MSCI. Esta confirma la eficacia de las iniciativas sostenibles y rentables.

 

 

Cómo llevar a cabo una logística sostenible

 

 

Embalajes biodegradables

El departamento de Innovación y Análisis de Tendencias  de DHL lleva años trabajando en su proyecto de logística sostenible, analizando lo que ocurre en el mercado y la sociedad.

 

La evolución de los embalajes es clave en las cadenas de suministro. Esto ha resultado en la implantación de embalajes biodegradables  que pueden ser usados como abono en su proceso de descomposición.

 

Con la idea de reducir desechos y generar Cero Basura también se ha desarrollado la “logistics unverpackt” que prescinde de los embalajes en las entregas online. De esta manera  los productos se entregan en envases reutilizables y se prescinde del embalaje innecesario y contaminante. Esto no supone que las mercancías vayan menos protegidas o que se reduzca el valor de la experiencia del consumidor.

 

Este cambio de percepción en la forma de emplear los embalajes tiene un efecto contagio muy importante en el consumidor.  Éste aprecia que las empresas logísticas tengan en cuenta la sostenibilidad y lo que supone recibir menos materiales para reciclar. Pero si es imprescindible, pueden hacerlo de forma inteligente y biodegradable.

 

 

Emisiones y movilidad sostenible

 

 

Otro gran reto de la sostenibilidad en logística son las redes de transporte y su impacto en la sostenibilidad urbana. Desde 2015, DHL colabora con Forética en su proyecto de “Vida Sostenible en Ciudades”, desarrollado en España y Latinoamérica. Esta iniciativa persigue la reducción del transporte interurbano de mercancías, con el objetivo de minimizar las emisiones de CO2.

 

DHL ha apostado por dos grandes objetivos  que ya lleva a cabo en ciudades como Bilbao, Victoria o L´Hospitalet del Llobregat:

 

  • Mejora de las infraestructuras y nuevos centros de recogida y entrega urbanos que permitan el uso de medios de transporte más sostenibles, como las bicis eléctricas o las entregas a pie.
  • Investigación y estudio de estrategias de optimización de cargas de camiones y furgonetas, así como la formación e implementación de un sistema de conducción eficiente para reducir los kilómetros que realiza una flota de transporte urbano diariamente.

 

Este proyecto sostenible está reconocido por la Estrategia 2011-2014 de RSE de la Comisión Europea por su potencial de impacto.  Está alineado con la Agenda Europea 2020, desde una perspectiva de cambio y liderazgo empresarial.

 

Este tipo de iniciativas y proyectos empresariales  y logísticos incentivan la competitividad sostenible. Obliga a las empresas a plantearse cambios creando para su implantación,  colaboraciones y sinergias con otras organizaciones.

 

Dentro de sus iniciativas, DHL ha desarrollado la logística urbana sostenible, impulsada por el auge del e-Commerce.  Esto ha creado un nuevo reto para la gestión y entrega de mercancías, donde prima la rapidez, la efectividad y el impacto ambiental.

 

 

Nuevas flotas de transporte

 

 

Para conseguir una logística urbana sostenible desde hace más de cinco años se han comenzado a implantar vehículos de reparto eléctricos.

Los primeros ensayos tuvieron lugar en Bonn con una equipación de 50 vehículos extendiéndose  actualmente al resto de Europa.

 

Estos vehículos no producen emisiones de CO2 y permiten a las  empresas logísticas seguir operando en centros urbanos, como es el caso de Madrid Central y su restricción a vehículos contaminantes.

 

Programas piloto, como el llevado a cabo en Alemania, supuso una disminución de más de 500 toneladas de CO2 al año por las flotas de vehículos logísticos.

 

Siguiendo esta línea de I+D sostenible, con su programa GoGreen el Grupo Deutsche Post DHL ha dedicado en los últimos años importantes recursos para la investigación de nuevos motores híbridos o el uso de combustibles sostenibles, como el gas natural o el biogás, así como el perfeccionamiento de los vehículos eléctricos con una finalidad logística.

 

 

Colaboraciones y sinergias hacia la sostenibilidad de la logística

 

 

La colaboración entre empresas, instituciones gubernamentales, consultoras o fundaciones es clave para recibir el asesoramiento, pautas y ayudas necesarias.

 

En este sentido, también tienen mucho que aportar las instituciones educativas y sus centros de investigación. Es el caso de la Universidad Politécnica de Madrid, implicada en el desarrollo de una cátedra de sostenibilidad y parte del proyecto de “Alternativas energéticas para un transporte y una movilidad sostenibles”.

 

Este tipo de iniciativas de sostenibilidad e investigación se están centrando en el estudio del impacto del sector de transportes en la calidad del aire. Específicamente en las zonas urbanas o en la medición de los resultados tras las restricciones de movilidad impuestas en la capital.

 

Las medidas de Madrid Central están obligando a renovar  flotas y a cambiar los procesos de distribución de mercancías. El objetivo es que las empresas de logística puedan seguir dando un servicio integral y sostenible.

 

Muchos de los afectados denuncian la dureza de las restricciones. Pero el actual panorama medioambiental  no acepta más treguas ni medidas laxas. Este cambio era previsible y empresas como DHL lo han asumido. Estos cambios son un nuevo reto hacia la consolidación de la logística sostenible para el entorno, los empleados y los ciudadanos.

 

New Call-to-action



Si necesitas más información, puedes contactar con un asesor para conseguir asesoría personalizada.

Calcula tu tarifa de empresa