Claves para exportar a Italia

¿Quieres exportar a Italia? Estas son las claves de su mercado

 

Exportar a Italia es una de las actividades comerciales que desarrollan un gran número de empresas españolas. Esto se debe a que ambos países son dos grandes socios comerciales y mantienen acuerdos que favorecen el intercambio de mercancías y las negociaciones bilaterales.

 

Desde 2013, la actividad exportadora a Italia ha ido aumentando y diversificándose. Actualmente son miles los tipos de productos españoles que se exportan al país y que proveen al mercado italiano.

 

Por su lado, Italia es el cuarto proveedor de España, por lo que la balanza comercial entre ambos suele ser positiva. En ejercicios contables como el de 2017, España exportó más mercancías a Italia de las que importó. En años anteriores, como en 2016, las exportaciones españolas a Italia alcanzaron los 20.298,3 millones de euros.

 

Si todavía no has incluido a Italia como destino de tus productos o servicios, te damos algunas claves para que valores este mercado y veas las ventajas que te ofrece.

 

 

Claves para exportar a Italia

 

 

Acuerdos comerciales bilaterales entre España e Italia

 

 

Ambos países son miembros de la Unión Europea. Por ello, se rigen por los mismos tratados que facilitan el libre comercio y el intercambio de mercancías.

 

Además, trabajan en acuerdos bilaterales que incentiven las negociaciones entre empresas e industrias para facilitar las transacciones.

 

Existen acuerdos específicos en diversas materias. Por ejemplo, en relación al pago de impuestos, el transporte por carretera o la cooperación técnica o científica. O sobre la indicación de las denominaciones de origen de ciertos productos.

 

 

Sectores con gran potencial exportador

 

 

Hay un factor que no hay que pasar por alto en esta relación comercial: la ventaja competitiva que tiene la industria española, ya que tiene mayor flexibilidad y capacidad de respuesta que la italiana.

 

Muchas industrias y manufacturas españolas se posicionan como las mejores suministradoras de otras actividades. Además son el objetivo de empresas italianas para cerrar acuerdos de subcontratación y aprovisionamiento. Esto es muy frecuente en la industria automovilística y en otros fabricantes de maquinaria y equipamiento.

 

Por otro lado, el sector agroalimentario es de los que mejores oportunidades comerciales presenta. Afecta a diversidad de productos de gran calidad como el marisco, vino, hortalizas o aceite de oliva.

 

Las conservas y los lácteos son otros de los productos que tienen muy buen calado en el mercado italiano. Ya sea para su distribución y consumo directo como para proveer de materias a otras industrias.

 

Es importante tener presente que los productos exportados a Italia compiten muy de cerca con los productos de origen italiano. La calidad o el margen de precios es lo que lleva a decantarse por el producto español. Esto es especialemnte relevante cuando se quiere distribuir el producto en otros puntos de venta u ofrecer un servicio de comercio electrónico destinado al consumidor italiano.

 

Es lo que suele ocurrir en la industria del calzado, el textil o el mueble, donde España provee a Italia de producto final y de piezas. Esto mismo ocurre en otras industrias de la cerámica u otras empresas donde prima el diseño y la innovación creativa.

 

 

Perfil del consumidor

 

 

La marca España siempre ha tenido cierto complejo de inferioridad frente al Made in Italy, pero está claro que las preferencias del consumidor italiano no perciben esta diferenciación.

 

Los artículos españoles exportados a Italia se perciben como productos de calidad y tienen buena acogida en el cliente final.

 

Por otro lado, las empresas que quieran entrar al mercado italiano a traves del comercio online que pueden controlar mejor, deben saber que el e-commerce es una forma comercial muy extendida en el país y que engloba a toda la oferta de comercio electrónico europeo.

 

En este caso, una buena gestión de los envíos, en concordancia con la calidad del producto, conlleva que las empresas españolas se decanten por empresas de gestión de envíos y logística fiables y que conozcan bien este mercado, como es el caso de DHL y sus divisiones italianas.

 

 

Determinar el medio de transporte

 

 

La exportación de grandes cantidades de mercancías suele realizarse por carrtera . Es vital optimizar bien el espacio de los vehículos, las rutas empleadas y los equipos encargados de manipular las cargas. Esto asegurará que los pedidos llegan a tiempo y en perfecto estado.

 

En muchas ocasiones, las exportaciones son más moderadas o son el resultado de compras directas realizadas a través del e-comemrce. El seguimiento de la mercancía es vital, al igual que conocer qué servicios a medida pueden ofrecer empresas como DHL para mejorar entregas y costes.

 

DHL también puede asesorarte y encargarse de gestiones aduaneras referentes al registro de mercancías o el pago de aranceles. Esto permitirá agilizar las exportaciones y potenciar que Italia se convierta en uno de tus mejores mercados.

 

 


Guía importar a España



Si necesitas más información, puedes contactar con un asesor para conseguir asesoría personalizada.

Calcula tu tarifa de empresa