Comercio internacional de una pyme

El comercio internacional clave del éxito de las Pymes

 

Diversificar productos, apostar por la innovación y acceder a nuevos mercados son las formas más exitosas para el crecimiento y desarrollo de pymes, quienes ya operan en los mismos niveles estratégicos que las grandes empresas.

Entre todas estas opciones, el comercio internacional es uno de los factores clave para el éxito y supervivencia de las pymes. Expandirse a nuevos mercados y consolidar la actividad de cualquier empresa en el comercio internacional es una estrategia muy ambiciosa. Aquí lo recomendable es estar preparado para detectar nuevas oportunidades comerciales y estar capacitados para aprovecharlas.

La logística, la capacidad de respuesta de la empresa o la adaptación del producto al mercado al que se dirigen son retos para las pymes. Sobre todo a la hora de dar un salto cualitativo y consolidar su actividad comercial a nivel internacional.

 

 

Cómo abordar el comercio internacional

 

 

Competir en un mercado global no es fácil. Pero es la mejor forma de flexibilizar la actividad empresarial de una mediana empresa y asegurarse mayor eficiencia y rentabilidad. Especialmente ante cambios socioeconómicos o nuevas tendencias de consumo.

 

 

El estado del comercio internacional de las pymes

 

 

Desde el comienzo de esta década, el ritmo de crecimiento de la globalización ha ido en aumento. Tanto en los aspectos sociales, como en la educación, la innovación tecnológica o la actividad empresarial.
Por eso las pymes de reciente creación han incluido la internacionalización de sus negocios, como una acción fundamental para el éxito. Y también como la mejor forma de posicionarse en un mercado muy competitivo y cambiante.

Esto ha motivado que las pymes más longevas hayan comenzado a buscar nuevas vías de negocio en el comercio internacional. Diversificando su actividad y buscando nueva demanda, desde las caídas internas de 2007 y los efectos de la crisis económica.

 

En los dos primeros trimestres de 2017, el comercio internacional de pymes había incrementado un 10,8%. Por primera vez, se alcanzaba la cifra histórica de 182.000 millones de euros en las exportaciones de medianas empresas.

 

A pesar del potencial del mercado internacional, los informes del Icex daban datos más pormenorizados de nuestras exportaciones. Los ingresos procedentes de mercados extranjeros indican que un 54,2% de las pymes internacionalizadas habían facturado menos de 5.000 euros. Mientras que un 14,6% había conseguido superar los 25.000 euros en su facturación internacional.

 

Estos datos no son desalentadores, sino todo lo contrario. Pues demuestran que hay espacio para que las pymes encuentren su estrategia y estructura comercial idónea. Y Además les ayude a construir una vía comercial sólida y duradera.

 

Muestra de ello es lo recogido en el informe “Análisis Estratégico para el desarrollo de la pyme en España”. En éste, seis de cada diez pymes había introducido un destino nuevo para sus bienes exportados en los últimos cinco años. Y que los mercados fuera de Europa eran más difíciles de abordar, pero aportan una mayor rentabilidad.

 

 

Cómo orientar tu negocio hacia el comercio internacional

 

 

Analiza la situación, tanto interna com externa. Comienza por revisar el estado de tu negocio. Los recursos con los que cuentas, las ventajas competitivas de tu producto. Sin olvidarte del potencial de tu plantilla para gestionar nuevos mercados.

Busca asesoramiento. El ICEX es un buen lugar por donde comenzar. Tanto para acceder a programas de asesoramiento personalizado, como solicitar las ayudas económicas. Existen recursos que para las empresas que buscan mejorar su competitividad global y aumentar su facturación con el comercio internacional.

 

Diseña tu proyecto de internacionalización. Pon la mirada en el largo plazo y diseña un plan de acción sea capaz de reaccionar con flexibilidad ante los cambios económicos. También los cambios comerciales, políticos o de consumo, sobre todo si se opera fuera de la Unión Europea.

 

Crea sinergias con otras pymes españolas. Piensa en compartir conocimientos y experiencias con empresas que refuercen tu producto. Esto puede ser una buena forma de colaboración con la que adentrarse en nuevos países. Conocer el mercado de destino, aprovechar contactos o ser avalado por empresas ya instauradas.

 

Invierte en distribución y logística. Estudia las mejores vías de entrada. Aprovecha las plataformas comerciales online, los marketplaces o cuenta con intermediarios en el país de destino.
Igual de importante es estudiar todos los costes y opciones en el transporte de las mercancías.

 

Para esto último, DHL puede ayudarte con su asesoramiento en servicios aduaneros, códigos arancelarios e Incoterms o diseñar un plan de transporte personalizado para tus canales de distribución.

 

DHL te ayuda a llevar tus productos muy lejos

 



Si necesitas más información, puedes contactar con un asesor para conseguir asesoría personalizada.

Abre una cuenta con DHL