Big Data en los servicios de envío

¿Cómo influye el Big Data en los servicios de envíos?

La tecnología Big Data es una innovación de la era digital que abre nuevas posibilidades a muchos negocios y actividades. Sobre todo por la calidad de los datos que se pueden manejar y la rentabilidad que se les puede sacar.

 

Big Data permite que los datos masivos que reciben las empresas puedan manejarse, procesarse y analizarse de forma más efectiva. De manera que, a partir de éstos, se muestren predicciones de comportamiento o se identifiquen patrones con la finalidad de que las empresas puedan tomar decisiones con mejor información y diseñar estrategias con mayor probabilidad de éxito.

 

 

Los datos en la era digital: las nuevas minas de oro

 

 

La idea en torno a lo que es Big Data y lo que permite hacer también ha evolucionado rápidamente. En el sector empresarial ya se ve como una fuente de valor clave para la supervivencia y el crecimiento.

 

Los datos de calidad se convierten en reducciones de costes y en procesos de actuación más eficientes y optimizados.

 

Además, contar con este tipo de información acorta los tiempos que una empresa necesita para introducir innovaciones o detectar necesidades. En el caso de los servicios de envíos, la efectividad del Big Data ya se está empleando para sacar mayor partido al IoT.

 

 

Big Data en los servicios de envíos

 

 

Todo dato debe ser considerado como una ventaja que facilita una toma de decisiones más efectiva y un conocimiento del sector más profundo. Por tanto, cabe imaginar su potencial para reducir costes, aumentar la productividad o encontrar nuevas oportunidades de negocio.

 

En el caso de los servicios de envíos, Big Data está ofreciendo una nueva dimensión sobre el conocimiento que se puede tener de rutas, espacios de almacenaje o previsiones de transacciones, según los datos analizados y los patrones identificados.

 

Pongamos el caso del uso que se puede dar de los datos relacionados con los mapas y las rutas trazadas. Con ayuda de sistemas de proceso de datos más inteligentes y con mayor capacidad se puede extraer información en tiempo real. Por ejemplo información sobre tráfico o condiciones meteorológicas que afectan al transporte de mercancías. Al igual que prever el tiempo de retraso en épocas de lluvias o nevadas, corrigiendo así los tiempos de entrega.

 

En este caso, la gestión de flotas y la geolocalización de estas puede ser optimizada a través del cruce y de datos que el Big Data es capaz de procesar y comparar.

 

En el caso de entregas directas a usuarios, con Big Data se puede estudiar cuáles son las franjas horarias en las que las entregas siempre se realizan con éxito. Así como en qué lugar se realizan y qué medio de transporte se ha empleado para el reparto. Y cruzando todos estos datos, ver cómo se pueden reducir costes, mejorar el reparto o acortar los tiempos de entrega.

 

 

Big Data en la experiencia de los clientes

 

 

Si trasladamos el binomio entre Big Data y servicios de envíos enfocado a la experiencia del cliente y la relación con el usuario, la influencia de esta tecnología es muy potente y aprovechada ya por cientos de sectores, desde el retail a las finanzas o a los servicios de suministros.

 

 

Retención

 

 

Big Data facilita la capacidad de adaptación de los servicios de envíos. Como por ejemplo, ver cuáles son los mejores servicios y tarifas que se pueden ofrecer a un cliente. De esta forma se aumenta la capacidad de retención y la oportunidad de crear relaciones comerciales más flexibles.

 

Esta ventaja tiene una importante repercusión en el mercado B2B. Empresas como DHL pueden hacer un mejor estudio de las condiciones y servicios que necesita una empresa. Así como ver la forma de optimizarlos y de ajustarlos a un presupuesto bien fundamentado.

 

 

Analíticas profundas

 

 

Las webs, las apps, los servicios de intranet B2B… son producen ingentes cantidades de datos. Se pueden emplear para detectar fricciones, aumentos de gastos, tiempos empleados en procesos o comportamientos de consumidor.

 

Imagínate poder saber cuántos errores o tiempo emplea un usuario en rellenar los datos de recogida y entrega en una plataforma digital. Y con esta información, tener la posibilidad de agilizar este paso decisivo y hacerlo más satisfactorio.

 

 

Personalización

 

 

Es de los factores que más aprecia un cliente e influye en una relación comercial. Sobre todo si el cliente percibe que la empresa le conoce, le ofrece lo que necesita y le facilita información y promociones que pueden serle útiles.

 

 

Automatización

 

 

Los análisis inteligentes de datos permiten detectar necesidades o acciones recurrentes. De manera que algunas se pueden automatizar a partir de las previsiones más fiables que emanan del Big Data.

 

 

El Big Data, al fin y al cabo, pone orden sobre esa maraña de datos que los dispositivos tecnológicos han comenzado a lanzar, pero que no se tenía muy claro qué hacer con ellos y cómo usarlos de forma estratégica hasta su aparición.

 

 

El Big Data en los servicios de envío



Si necesitas más información, puedes contactar con un asesor para conseguir asesoría personalizada.

Calcula tu tarifa de empresa